Entradas

Disfruta de la calidad de la costa de Mallorca.

Estamos en junio, comienza el verano y las playas de Mallorca, como viene siendo
habitual, están listas para recibir a los numerosos turistas y lugareños deseosos de disfrutar
del buen tiempo.
Mallorca tiene una superficie de 3640 km2 y está rodeada por un litoral de 555 km en el que
destacan las más de 345 playas de diverso tipo, desde pequeñas calas de piedra
(algunas de difícil acceso) hasta largas playas de arena. Además, disfrutamos de más de
300 días de sol al año, por lo que la temporada de baño puede aprovecharse al máximo.
Si en breve vas a viajar a la isla para disfrutar del clima mediterráneo o ya estás instalado y
quieres inaugurar la temporada de playa, te interesará saber que este año Mallorca ha
recibido un total de 29 banderas azules en su costa. Este distintivo, otorgado por la
Fundación Europea de Educación Ambiental (FEEA), premia a aquellas playas y puertos
deportivos en donde se promueven la limpieza y la seguridad, la educación ambiental y la
acción colectiva para la protección del medio ambiente litoral. El número de banderas
azules otorgadas es menor que el año pasado (6 menos que en 2018) debido a que algunas
playas han perdido este distintivo, mientras que otras, como la Playa de Palma, Cala
Llombards o s'Amarador, la han recuperado. En la playa de Sant Elm (Andratx), también
conocida como ‘Es Geparut’ (El Jorobado), y en el Club de Vela del puerto de Andratx,
muelle en el que se ubica nuestro restaurante Can Pep, siguen ondeando los distintivos
azules.
Si aún no tienes claro qué playa elegir, para que no te pierdas por el litoral mallorquín
buscando el lugar ideal donde clavar tu sombrilla existen numerosas aplicaciones para
móvil que informan de la localización de los mejores arenales y de sus servicios.

Las cuevas del Drach.

En el pintoresco pueblo de Porto Cristo, al este, encontramos una de las atracciones turísticas de Mallorca; las Cuevas del Drach. Sobre un área de unos 2000 metros, puedes encontrar un trabajo artístico realizado por la naturaleza y el paso del tiempo, con espectaculares transformaciones rocosas, estalactitas y estalagmitas y uno de los lagos bajo tierra más grandes del mundo.

La cueva se descubrió en la edad media y es mencionada por Julio Verne en su obra Los viajes de Clovis Dardentor. Las cuevas empezaron a ser cartografiadas en 1880, y en 1935 el ingeniero catalán C Buigas, introdujo su instalación de luz en en interior. La parte de iluminación más impresionante la encontramos en el lago subterráneo, donde los juegos de luces simulan una sonrisa.

El área donde las cuevas fueron encontradas se estiman del periodo Mioceno. Las extrañas formaciones en el interior de la cueva formadas por agua que ha pasado despacio a través de la piedra y los recovecos, compuestos en su mayoría de carbonato de calcio. El agua ha drenado distintos tipos de mineral en la superficie, lo cual permite a los visitantes de la cueva apreciar una gran variedad de sombras de interesantes formaciones.

Las formaciones que bajan del techo son las estalactitas, las que parece que crecen del suelo hacia arriba son las estalagmitas. Crecen 1 cm cada 100 años, por lo que todo lo que se ve ha tardado bastante tiempo en construirse. Es importante respetar las normas y no tocar las frágiles formaciones rocosas. 

Cocina Típica Mallorquina.

Los ingredientes más recurrentes en los menús mallorquines son los pimientos, las berengenas y las cebollas. Los vegetales son los principales componentes de muchos de los platos locales como el Tumbet, las cocas o el Trampó.

Los almendros son arboles que podemos encontrar en toda la isla. Florecen normalmente en el mes de febrero – que es uno de los mejores meses del año para visitar la isla, con los campos cubiertos por un manto de flores rosas y blancas. El Gató es un pastel típico de la isla con una textura muy suave que se hace con harina de almendra.

España es muy conocida por la gran calidad de nuestros aceites de oliva y Mallorca no es una excepción. La isla es el hogar de miles de olives, que se podan de octubre a enero. El preciado oro líquido se obtiene de la variedad mallorquina Mallorquina/Empeltre, Arbequina and Picual, cada una con sus particulares propiedades. Molinos de oliva tradicionales o las tafonas pueden encontrarse en pueblos de la isla como Caimari o Sóller.

El cerdo es un ingrediente esencial de la cocina de la isla. El producto estrella hecho con cerdo es la “sobrasada”, que tiene ese color característico del pimentón. Mallorca tiene también una gran población de corderos y ovejas que hacen muchos platos típicos muy conocidos en la isla.

Continuando con productos derivados del cerdo tenemos la manteca, que es un ingrediente esencial para hacer la popular ensaimada, que viene acompañada con o sin añadidos diferentes.

La cocina Balear comparte bastantes características con la cercana región de Cataluña, como el popular “pa amb oli” o pa amb tomàquet- que básicamente es una rebanada de pan rústico con tomate fregado y acompañado con un buen aceite y sal. El tomate que se usa en Mallorca es de la tierra, una variedad pequeña y compacta que crece en primavera y se conoce como “tomate de ramallet”. El pa amb oli normalmente se acompaña de quesos o jamón, como por ejemplo de un buen serrano.

El pescado y el marisco como la sepia o recetas con langosta o langostino, son la base de la popular receta de la popular “Caldereta”, común en las islas Baleares. La Gamba roja de Sóller es otra delicia local que se cocina de muchas formas diferentes.