Las cuevas del Drach.

En el pintoresco pueblo de Porto Cristo, al este, encontramos una de las atracciones turísticas de Mallorca; las Cuevas del Drach. Sobre un área de unos 2000 metros, puedes encontrar un trabajo artístico realizado por la naturaleza y el paso del tiempo, con espectaculares transformaciones rocosas, estalactitas y estalagmitas y uno de los lagos bajo tierra más grandes del mundo.

La cueva se descubrió en la edad media y es mencionada por Julio Verne en su obra Los viajes de Clovis Dardentor. Las cuevas empezaron a ser cartografiadas en 1880, y en 1935 el ingeniero catalán C Buigas, introdujo su instalación de luz en en interior. La parte de iluminación más impresionante la encontramos en el lago subterráneo, donde los juegos de luces simulan una sonrisa.

El área donde las cuevas fueron encontradas se estiman del periodo Mioceno. Las extrañas formaciones en el interior de la cueva formadas por agua que ha pasado despacio a través de la piedra y los recovecos, compuestos en su mayoría de carbonato de calcio. El agua ha drenado distintos tipos de mineral en la superficie, lo cual permite a los visitantes de la cueva apreciar una gran variedad de sombras de interesantes formaciones.

Las formaciones que bajan del techo son las estalactitas, las que parece que crecen del suelo hacia arriba son las estalagmitas. Crecen 1 cm cada 100 años, por lo que todo lo que se ve ha tardado bastante tiempo en construirse. Es importante respetar las normas y no tocar las frágiles formaciones rocosas. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario